viernes, 22 de junio de 2012

Dark Angels

Ésta historia, y sus personajes, son una buena muestra de cómo puedo llegar a ser de cabezota a veces, y, también, de cuánto tiempo pueden llegar a estar rondándome ideas sobre historias que me gustaría escribir, y aun así tardar mucho tiempo a empezar a plasmarlas físicamente.

A Manu: te prometí que escribiría la historia. Y lo haré. Y sí, la acabaré antes de que te hagas viejo... O eso espero ;) (Pobre. Siempre que habla conmigo me pregunta por lo mismo, y yo siempre le doy largas :D) A ver si un día de éstos me preguntas y te soprendo diciéndote que ya está escrita ^.^



La idea de Dark Angels surgió allá por finales o mediados de 2009 y principios de 2010. Fueron los tres protagonistas los que primero me imaginé, y reconozco que me llevaron algo de cabeza hasta que conseguí saber quiénes eran, y cuáles eran, a rasgos generales, sus historias. 

Sobre todo porque lo primero que tuve muy claro sobre ellos fue una escena especialmente dura de sus vidas, y desde aquel momento poco a poco fui viendo más y más de sobre ellos, pero lentamente, muy lentamente. Me frustraba lo mucho que me atrapaban sus aventuras y líos, y lo poco que sabía sobre ellos. Parecía que las musas se burlaban de mí y me daban trocitos muy pequeños de inspiración cada vez para que me picara la curiosidad, y no fuera capaz de quitarme de la cabeza a ese pequeño trío de liantes.

Sin embargo, un pequeño descalabro me chocó mucho: perdí una maravillosa hoja llena de nombres de personajes, tanto de ésta como de otras historias, y mis intentos de encontrarla han sido, hasta el día de hoy, en vano. Qué gran pérdida. Me estuve debatiendo durante mucho tiempo entre seguir o no la historia, realmente. Porque ésos eran los nombres de los personajes. No otros. Ésos.

jueves, 14 de junio de 2012

La luz en la oscuridad



Pues como prometí en Twitter a Arya Sennel, aquí va el poema de hoy (más minitexto al final del poema, :D):


"Candle light", por Alesa Dam, encontrada en Flickr
(CC BY-NC-SA 2.0)














La luz en la oscuridad


Eres una brillante luz en la oscuridad,
en una oscuridad agobiante por su profundidad,
en una oscuridad asfixiante por su soledad.


¿Y qué sucede si no sé lo que siento?
¿Y qué cambia si aún así no quiero renunciar a ti de momento?
¿Y qué si te necesito como al viento?
Y es que te necesito como al viento
para poder respirar,
para no dejarme llevar,
Por la desolación,
Por la confusión.


Me ayudas con mis pensamientos,
aclaras mis ideas y sentimientos…
Porque no escondes lo que piensas,
porque no dices lo que interesa.

martes, 12 de junio de 2012

Corazón herido



Late un corazón herido de muerte
en una polvorienta caja de zapatos
donde se respira el olor a podredumbre
y a soledad,
y a polvo.


Un corazón que aún late,
débil,
cansado,
moribundo,
en un mundo que le ha dado de lado,
que sin remordimientos le ha condenado.


Destino inevitable,
decadencia interminable,
no habrá nadie que se asome y le libere,
no habrá nadie que le recuerde y le ame,
¡pobre corazón desangelado,
escondido y olvidado
en una caja de zapatos!


Ha muerto la justicia,
han muerto la verdad y los recuerdos,
sepultados por la soledad,
y el polvo,
y el viento.


"Untitled", por Beatriz Bonal, vista en Flickr




jueves, 7 de junio de 2012

Corcel negro

"Feral Horse in Northeastern Nevada", by Tatiana Gettleman












¡Corcel negro que cabalgas
entre la más oscura de las noches,
dejando sueños atrás,
invisible para los hombres!


Eres silueta echa de sombras,
y en la eterna noche que se levanta
después de que llega el alba que no acaba,
tu galopar resuena
sobre la tierra,
y el polvo llega hasta las mismas estrellas,
creando estelas futuras inquietas
suspendidas en remolinos de locura infinita e incierta.


La realidad es un tejido moldeable
para tus pezuñas de negrura insondable,
y para ti, inmortalidad andante,
el tiempo y sus tres constantes
no son mas que posibilidades cambiantes...


¿Qué más da presente 
que futuro,
opacidad de lo oscuro
que luz reluciente,
locura 
que cordura,
luchador vivo
que pusilánime muerto y vencido?


Tú eres uno y todo,
y los límites se hacen borrosos.
Y los límites ya no existen,
se deshacen esas líneas intangibles
cuando sin miramiento caminas
por encima,
todo regio y orgulloso
y tan, tan poderoso.


¡Corcel negro que cabalgas
entre la más oscura de las noches,
dejando sueños atrás,
invisible para los hombres!


Tu galopar resuena
y la realidad se estrella,
contra el suelo se hace añicos,
en pequeños pedacitos
como si fuera
no más que cristal o estrella
que cae del cielo con fuerza.


Y tu impenetrable negrura
es tan oscura, tan oscura
que hasta el brillo del firmamento
parece como que te tiene miedo,
parece temblar y apagarse, 
lejos de ti, agazaparse,
en un instante, desaparecerse,
para no volver a asomarse.


Eres oscuridad profunda,
tan profunda que asusta,
y en ella acechan otras cosas
mucho más peligrosas
que la propia oscuridad impenetrable
que llevas como manto a todas partes.


Porque tu oscuridad tan sólo es
la capa que cubre lo que no se puede ver:
aquello para lo que nombre no tenemos
pero que instintivamente conocemos,
aquello que no sabemos explicar 
con claridad,
aquello que no podemos saborear o tocar, 
aquello que está más allá de nuestra comprensión mortal.

lunes, 4 de junio de 2012

Quiero


¡Hay tantas cosas que mi corazón espera! 
Quiero sentir el brillo de las estrellas 
cuando camine por la playa de dorada arena; 
y quiero, de tu barco, seguir su estela, 
que se va perdiendo, allá, entre la niebla… 


Quiero mirarte a la luz de una vela 
y en tus ojos ver el calor que mi corazón anhela. 
Y quiero ser aquella que a tu enojo templa, 
ser para ti el apoyo que esperas, 
infundirte una calma serena, 
y hacer asomar a tu cara una sonrisa entera. 


Quiero ver esas estrellas, tocar la arena; 
contemplar, de tu barco, la estela entre la niebla; 
sentir el calor de esa vela; 
pero lo que más anhelo es escuchar tu risa serena, 
y esconderme en tus ojos de dulce niebla… 


Y quiero vivir en un mundo que es mejor de lo que tú piensas; 
y pasar en él mi vida entera, 
pero siempre mientras formes parte de ella.


"Pier on Bibione lagoon", por Stefano Costanzo, encontrada en Fotopedia